Cómo reconocer los juguetes peligrosos para nuestros hijos

Escoger el mejor juguete para un niño no es tarea fácil: ha de adaptarse a sus gustos, resultarle útil y divertido y, sobre todo, ha de ser seguro. Un aspecto que no cumple uno de cada tres juguetes, según un reciente estudio.

Por ello, las Urgencias de pediatría suelen recibir más visitas por accidentes con juguetes después de estas fechas. A continuación te damos unos consejos que te ayudarán a completar la lista de juguetes para regalar esta Navidad.

El juego es una actividad fundamental en la infancia porque posibilita el desarrollo armónico del niño, tanto desde el punto físico, como mental y social. Los niños aprenden y se relacionan con el entorno mediante los juegos y ésta es su forma de abrirse paso a la vida adulta. Por tanto, se debe conceder al juego la importancia que merece. Y uno de los aspectos que a menudo se olvida es la seguridad.

En este sentido, el Instituto Nacional de Consumo ha firmado un compromiso con representantes del sector juguetero por el que se comprometen a difundir a la sociedad criterios para la elección de juguetes seguros mediante la campaña Juguetes para divertir, juguetes seguros.

Cómo escoger juguetes adecuados:

Los expertos del Instituto Tecnológico del Juguete recuerdan a los padres que cuando vayan a comprar un juguete para sus hijos tengan en cuenta los siguientes aspectos:

  1. El juguete debe llevar en la etiqueta la marca CE, que otorga conformidad con los requisitos de la normativa de seguridad vigente.
  2. Siempre han de leer la etiqueta antes de comprar el juguete porque advierten de la edad para la que está recomendado y es seguro el producto, así como de su funcionamiento.
  3. Piense en grande al seleccionar los juguetes, es decir, asegúrese de que todos los juguetes y sus piezas sean más grandes que la boca de su niño para evitar que se asfixie.
  4. Evite comprar juguetes que disparan objetos pequeños al aire. Esos juguetes pueden causar lesiones en los ojos o provocar asfixia.
  5. Evite comprar juguetes que hagan ruidos intensos o estridentes para ayudar a proteger el sentido del oído de su niño.
  6. Busque juguetes hechos de manera sólida, cuyas piezas no se desprendan y puedan provocar accidentes. Los bordes deben estar bien trabajados, no deben ser afilados ni cortantes.
  7. Asegúrese que el juguete no lleva componentes que pueden resultar tóxicos.
  8. El mejor juguete no es el más caro, pero hay que desconfiar de los que son excesivamente baratos.
  9. No se deben comprar juguetes que fomenten comportamientos agresivos, xenófobos, sexistas o intolerantes.

Cómo debe ser un buen juguete para tus hijos:

El mejor juguete es el que más se adapta a las características personales del niño y para conocer esto es imprescindible que los padres dediquen el mayor tiempo posible a observar y jugar con sus hijos.

La Guía del Juguete, elaborada por el Instituto Tecnológico del Juguete (AIJU), establece que para considerar un juguete como bueno, éste debe ser:

  1. Seguro. En todos los envases de juguetes debe figurar la marca CE.
  2. Duradero y resistente.
  3. Ser manejable para sus destinatarios y cómodo de usar.
  4. Ser atractivo tanto en su aspecto como en la propuesta lúdica. El juguete debe ser un regalo y no una imposición.
  5. Tener una concepción lúdico-pedagógica adecuada para facilitar el correcto uso y el mayor aprovechamiento posible por parte del niño.
  6. Estar adecuado a la edad de sus destinatarios.
  7. Tener un envase e instrucciones adecuados.
  8. Ser divertido. Un juguete que cumple todo lo anterior pero no es divertido no merece ser llamado juguete. La diversión y el disfrute son inherentes al juego.

Seguridad y accidentes domésticos con juguetes de nuestros hijos

Aunque no es lo más común, lamentablemente cada año se producen accidentes graves con lo juguetes. Todos recordaremos el caso de un niño que este verano murió asfixiado por la ventosa de una flecha.

Los accidentes más frecuentes suelen ser leves como simples rozaduras o caídas sin importancia, pero también pueden producirse quemaduras, atragantamientos, intoxicación o asfixia. De entre todas ellas, el atragantamiento es la causa principal de las muertes relacionadas con juguetes.

Para prevenir las lesiones causadas por los juguetes los padres deben vigilar siempre a los niños mientras juegan; mantener las piezas pequeñas fuera de su alcance hasta que aprendan a no llevárselas en la boca y evitar que el niño utilice juguetes para mayores.

Alerta con las minimotos

Este año, y sólo en Cataluña, la Agencia Catalana del Consumo ha retirado del mercado 9.587 minimotos que incumplían la normativa de seguridad: estaban fabricadas en China sin ninguna garantía, presentaban riesgos como atrapar los dedos del conductor debido al poco espacio entre el manillar y la carrocería, podían realizar cortes porque la carrocería no tenía pulidos los cantos o producir quemaduras por no estar protegido el tubo de escape. En muchos establecimientos además se vendían como juguetes cuando en realidad no lo eran.

Según el Instituto Nacional de Consumo, sólo son juguetes las minimotos destinadas a ser utilizadas por niños menores de 14 años, están alimentadas por una bateria eléctrica no superior a 24 voltios, tienen la marca CE y el etiquetado exigido a los juguetes.

Por tanto, las minimotos de motor de combustión o bien de motor eléctrico superior a 24 voltios no son juguetes y no pueden ser comercializadas en jugueterías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *