¿Qué es la gestión de la energía y cómo se puede utilizar?

Este artículo explica qué es la gestión de la energía, por qué es importante hoy en día, y cómo puede utilizar la gestión de la energía y los gestores energéticos para comprender mejor su organización.

Está dirigido a todo aquel que quiera saber más sobre la gestión de la energía o lograr el ahorro de energía dentro de un edificio, ya sea su oficina, la escuela a la que van sus hijos o incluso su casa.

Empezaremos con el qué, luego el por qué y finalmente el cómo.

¿Qué es la gestión de la energía?

La gestión de la energía puede definirse en términos generales como la gestión proactiva, organizada y sistemática del uso de la energía en un edificio u organización para satisfacer tanto los requisitos medioambientales como los económicos.

Las empresas de todos los sectores están recurriendo a la gestión de la energía como un medio para reducir sus costos de operación. Los requisitos y prácticas específicos difieren según el sector, pero los principios básicos se aplican a todas las empresas. Se trata de los siguientes pasos:

  1. Recopilar los datos de energía y medir su consumo de energía
  2. Identificar las oportunidades de ahorro de energía
  3. Tomar medidas para ahorrar energía
  4. Seguimiento de los progresos y las mejoras en curso

No importa si se asocia la gestión de la energía con los esfuerzos de ahorro de energía que se centran en hacer un mejor uso de los edificios o equipos existentes, o con la conciencia energética.

La gestión de la energía es un proceso que no se limita a los grandes edificios y oficinas. Puede aplicar los mismos principios para su casa y, por lo tanto, continuar el bucle positivo explicado en los cuatro pasos anteriores (recoger, identificar, actuar, rastrear).

¿Por qué administrar su energía?

La gestión de la energía es la base para el ahorro de energía a nivel de su organización.

Un estudio reciente de la Administración de Información Energética proyectó que el consumo mundial de energía crecerá un 48% entre 2012 y 2040.

Con la creciente demanda y la disminución de la oferta de recursos naturales no renovables como el carbón, los costos de la energía van a aumentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *